Fragmento del libro 365 Strong de Brandon Lilly donde habla sobre la mentalidad de un powerlifter. En este artículo veremos las decisiones y el camino que tuvo que tomar Brandon para ser uno de los mejores levantadores de su época.

La mentalidad de Brandon Lilly

Tal vez estoy escribiendo esto porque lo he retenido durante demasiado tiempo. Tal vez es porque la gente
ha comenzado a entender mal mi amor por el deporte. Te voy a decir una verdad no quieres escuchar. Lo dije, lo digo ahora, y lo diré de nuevo. Y si no te gusta lo que voy a decir, y no te gusto por decirlo, tal vez tengas que admitir que es la verdad. Lo bueno de la verdad es que no importa cuánto te resistas, siempre será cierto.

¿Cuál es la «verdad» de la que hablo? Todo el tiempo escucho que soy un fenómeno genético, esto o lo otro. La «verdad» es, ¿dónde estaban esos comentarios hace cinco años cuando yo era un don nadie en este deporte, luchando día tras día para conseguir un kilo más en cada levantamiento.

Recuerdo que mi peso muerto no mejoró durante 2 años, 4 meses y 3 semanas. Hice todo lo que sabía que debía hacer, en lugar de rendirme, seguí adelante durante 2 años, y 5 meses. Superé mi máximo anterior. ¿Cuántos de vosotros habéis renunciado a la primera?

Yo no cambié mi entrenamiento cada dos semanas, no miré a mi alrededor y culpé a mis compañeros porque tomaban alguna fórmula mágica o droga. Hice lo que sabía que funcionaría y con el tiempo iría mejorando.

Llámame estúpido, pero veo a esos tipos que saltan de entrenamiento en entrenamiento, tomar toneladas de drogas y hacen todo lo que creen saber sobre Powerlifting… pero ya están perdidos. Ya se han rendido.

Cuando te dijiste a ti mismo «lo que estoy haciendo no está funcionando» ya te diste por vencido. No confundas lo que digo, necesitarás cambios a medida que avances, pero no pienses que hay un milagro esperando a la vuelta de la esquina. Deja de esperar que sucedan las cosas solas.

Descubre cómo superar estos puntos de estancamiento y vuélvete más fuerte. Tal vez soy estúpido, pero seguí el mismo entrenamiento por más de dos años solo para probarme a mí mismo que podía hacerlo. Podía conseguir ese peso muerto sin cambiar nada. Soy un hijo de puta constante.

Puedes preguntarle a la gente que me conoce lo que hago: «Él levanta». Tal vez eso sea algo malo para ti, y tal vez por eso nunca seríamos amigos, no entiendo ni tolero una mentalidad «a medias».

Cualquier gran levantador que he conocido ha sido muy similar a mí en mi mentalidad. He perdido amigos, novias, familiares, dinero, lo que sea sobre este deporte. Mis historias favoritas son: «Brandon, quiero ser el mejor, quiero ser como tú … Pero mi novia quiere hacer esto o aquello, y ella odia el gimnasio».

Mi consejo es siempre el mismo: «Entonces no tengas novia».

Líbrate de todo lo que obstaculice tus objetivos. Henry Rollins tiene una gran cita sobre las personas: «Me canso de escuchar a la gente. Odio mi trabajo, odio mi coche, odio mi pueblo. Cámbialo o no te quejes».

La hermosa simplicidad de su frase es que es totalmente cierta.

Me he mudado para entrenar con las mejores personas que puedo. He viajado por todo el país y por todo el mundo (de mi bolsillo) para entrenar y levantar con los levantadores que considero mejores que yo. Entonces, ¿por qué diablos sentiría pena por ti?

¿Conduces 45 minutos para ir al gimnasio? Solía ​​conducir a Westside con Jake Anderson, saliendo de mi ciudad a las 2 para encontrarme con Louie para el desayuno a las 6, entrenar y volver al trabajo a las 3. Hicimos este viaje en más de una ocasión. Era semanal, o dos veces por semana. Viajamos hasta que finalmente ambos nos mudamos.

Lo que estoy tratando de decirte es que solo soy un chico que tomó una decisión firme. Mi padre a menudo me decía: «Ojalá hubieras querido ser médico con tantas ganas». Si este deporte es lo que eliges, entonces hazlo con ganas. No te quedes a medias. No hay nada peor que eso. Cree en ti mismo y cree en lo que haces.

La vida es extremadamente corta y hay una gran similitud con el Powerlifting. Obtienes lo que das. No te quedes con las ganas de conseguir tus objetivos, toma las medidas necesarias. No es demasiado tarde. La «verdad» de la que he hablado es esta. La vida es tuya. La vida es lo que tu haces de ella. Si pasas tu vida deseando, en lugar de haciendo, siempre estarás inventando excusas de por qué no estás en el mismo nivel que otros.

Deja de ser el que habla y comienza a ser del que hablan. Entonces lo entenderás.

Fuente: Piensa como un Powerlifter – Brandon Lilly

Deja una respuesta